Cómo elegir la almohada perfecta para dormir

Fisioterapia


Si tienes dolor de espalda o tensión en el cuello durante la noche o al levantarte, tu almohada no te está yendo bien..

Te has preguntado alguna vez si duermes con la almohada correcta?

Te respondemos a esa pregunta y te aconsejamos cómo elegir la almohada perfecta.

La complexión física o la postura preferida para dormir determinan qué tipo de almohada es la más adecuada para cada persona. Se trata de que, al acostarnos, la columna vertebral quede recta, como cuando permanecemos de pie. Es decir, que desde el comienzo de las cervicales al final de la espalda, esté alineada.

El primer consejo que te damos es:

Dormir siempre con almohada: sujeta la cabeza y favorece que adoptemos una posición natural en la que nuestra musculatura se encuentre relajada; “dormir sin almohada”, hará que el cuello este inclinado forzando una postura antinatural durante muchas horas, motivo por el cual te puede levantar con dolor de cervicales e incluso con dolor irradiado a brazo.

Nuestra almohada afecta directamente a las cervicales y, en consecuencia, a toda la espalda. Los dos factores que hay que tener en cuenta en el momento de elegir una almohada son la postura, además de la altura y la firmeza.

Hay que tener en cuenta, que generalmente, durante la noche cambiamos varias veces de postura, aunque normalmente siempre hay una predominante.

1. Dormir Boca abajo. Es la peor postura y la que deberíamos evitar. Nos obliga a mantener una rotacion forzada y mantenida de la columna cervical, que puede provocar dolor. Si aun asi, duermes en esta postura, no hace falta la almohada, ya que la distancia de la cama al torax o de la cama a la cabeza, es la misma. La almohada provocaría una extension de las cervicales, que es peor todavia.

2. Dormir Boca arriba. Para descansar boca arriba , una almohada de firmeza y fina. Otra vez vigilando la columna. Si cambiamos mucho de postura, podría ser mas gruesa para la posición “de lado”.

3. Dormir de lado. Esta es la posición mas recomendable, con las rodillas semiflexionadas. En este caso la almohada debe ocupar el espacio que hay entre el colchon y la cabeza, de manera que la cabeza no caiga, ni se levante. De esta manera, la alineacion de la columna desde el sacro hasta las cervicales será la adecuada. Una almohada muy alta y dura hace que forcemos nuestro cuello y lo tengamos excesivamente levantado; una demasiado blanda y baja, hará que el cuello caiga, perdiendo esa alineación que resulta perfecta. En definitiva, alguien con hombros anchos necesitará una almohada más gruesa que otra persona de hombros más estrechos.

4. Contra los ronquidos. La mejor posición para descansar y evitar dolores de espalda y problemas respiratorios (como la apnea o los ronquidos), : de lado y con la columna recta.

En Niños

¿Desde cuándo pueden usar almohada? Los bebés tienen la cabeza más grande en proporción al cuerpo que los adultos, al dormir, su cabeza queda alineada con el cuerpo y no necesitan usar almohada. Es recomendable que la utilizaran a partir del año de vida y debería ser pequeña, mullida y de material hipoalergénico. A partir de los 2-3 años es cuando cambia el cuerpo y fisicamente, dormirán mas a gusto con almohada que sin ella.

Las parejas… Cuando se duerme en compañía, cada uno debería usar una almohada personalizada; en especial, si existe una diferencia importante de estatura o peso.

Esperamos os haya servido este post! Déjanos tus comentarios y si te ha quedado alguna duda estaremos encantados de resorvértela!